Reflexiones

2012 ago 29

Gente

Me gusta la gente que vibra, que no hay que empujarla, que no hay que decirle que haga las cosas, sino que sabe lo que hay que hacer y lo hace. La gente que cultiva sus sueños hasta que esos sueños se apoderan de su propia realidad.
Me gusta la gente con capacidad para asumir las consecuencias de sus acciones, la gente que arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien se permite huir de los consejos sensatos dejando las soluciones en manos de Dios.
Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de sí, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.
Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto. Me gusta la gente que tiene sentido de la justicia. A estos los llamo “mis amigos”.
Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría. La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor. La gente que nunca deja el niño dentro de si. Me gusta la gente que con su alegría contagia.
Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera. Me gusta la gente fiel y persistente que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.
Me gusta la gente de criterio, la que no se avergüenza en reconocer que se equivoco o que no sabe algo. La gente que al aceptar sus errores se esfuerza genuinamente por no volver a cometerlos. La gente que lucha contra las adversidades. La gente que busca soluciones.
Me gusta la gente que piensa y medita internamente. La gente que valora a sus semejantes no por un estereotipo social ni por como lucen. La gente que no juzga ni deja que otros juzguen. Me gusta la gente que tiene personalidad.
Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano es intentar sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón.
La sensibilidad, el coraje, la solidaridad, el respeto, la tranquilidad, los valores, la alegría, la humildad, la fe, la felicidad, el tacto, la confianza, la esperanza, el agradecimiento, la sabiduría, los sueños, el arrepentimiento y el amor para los demás y propio son cosas fundamentales para llamarse Gente.
Con gente como esa me comprometo para lo que sea por el resto de mi vida, ya que con solo tenerlos junto a mi me doy por retribuido.

2012 feb 11

No hay respuestas

Hay momentos en la vida que no tienen respuesta ni explicación. Sucesos, acontecimientos, experiencias vividas, tantas cosas que no sabemos por qué suceden o por qué las debemos vivir.

Muchas veces nos quedamos estancados buscando las respuestas y no avanzamos, porque nos da miedo continuar en medio de la incertidumbre que nos produce el no entender y no aceptar esas cosas que nos han de pasar.

Amores que llegan y se van sin avisar, heridas, vacíos, enfermedades, caídas, pérdidas, caminos que se abren, 
puertas que se cierran, circunstancias que afrontar, 
decisiones que tomar.

Todo ello invade nuestra mente, llenándola de preguntas inciertas que no encuentran respuestas, nos llenan de angustia, atentan contra nuestra fe, se convierten en la piedra en el zapato que no nos deja seguir.



Muchas de estas preguntas se convierten en cadenas que nos han de esclavizar, nos aferramos a ellas, y aunque quizás respondamos algunas, formulamos otras, porque nos hace falta buscar excusas que nos torturen y nos hagan dudar, fabricando temores que nos arrebatan la paz.

No busquemos respuestas que quizás no llegarán, hay cosas que suceden porque así deben ser, aunque no entendamos el porque y sintamos que no tenemos las suficientes fuerzas de asumirlas y continuar.

No hay más opciones que vivir, seguir, creer, no perder la esperanza de que vendrán tiempos mejores que compensarán las luchas que hemos asumido valientemente, sin renegar por todo, sin rendirnos, sin renunciar.

Por eso, más que buscar respuestas, démoslas nosotros mismos 
con nuestro vivir y actuar, en lo más sencillo y pequeño, aún en todo aquello que no entendemos y que a veces nos hace dudar.

2011 feb 22

Todo principio tiene un final

Hay muchas personas que se preguntan lo siguiente:

Si Dios creó el universo ¿Quién creó a Dios?

La respuesta es simple. Todo tiene un principio y un final porque existe el tiempo y lo que conocemos como causa y efecto. El tiempo tuvo un principio, porque el tiempo fue creado por Dios, al crear el universo. Dios existe fuera del tiempo, entonces no tiene principio ni fin. Por lo tanto, Dios siempre existió y existirá, así de simple. No tiene necesidad de ser creado.

2011 feb 22

Una simple decisión te puede cambiar el futuro

Alguna vez te has preguntado que hubiera pasado si en vez de haber tomado una decisión hubieras tomado otra?

A veces ante una determinada situación solo tenemos pocas opciones. Opciones que desencadenarán una serie de consecuencias, acciones y reacciones dependiendo de la decisión que tomemos. Cada opción seguirá caminos totalmente diferentes. Si elegimos una opción nos puede ir asombrosamente bien, y si elegimos otra nos puede ir terriblemente mal, es así. Lo loco es que todo el tiempo estamos tomando decisiones y todo el tiempo estamos redirijiendo nuestra vida hacia diferentes caminos. La única alternativa que le veo es el no elegir ninguna opción, y entonces todo será solo una simple posibilidad, pero sería aburrido.

Cuando fui a la escuela primaria me gustaba mucho un libro que se llamaba “Elige tu propia aventura”, y mientras ibas leyendo tenías diferentes alternativas para seguir y según la opción elegida saltabas a diferentes páginas y dependiendo de la elección tenias un final feliz o terminabas mal. Yo creo que la vida es así, solo que las decisiones que tomamos no solo nos afectan a nosotros mismos, sino a todo el mundo. ¿Porqué digo a todo el mundo? Ahora explico.

Yo sé que el tiempo es una dimensión que va en una sola dirección y no se puede regresar. Pero si pudieras volver el tiempo 12 años atrás y hablarte a ti mismo cuando eras más joven, ¿que te dirías? Yo me diría solo una cosa: “Evitar a toda costa que mi hermano mayor fuera a trabajar con nieve”, solo eso. Lo cual hubiese evitado su accidente al chocar contra un camión. Mi madre no hubiese terminado con depresión crónica y con intentos de suicidio. Mi padre no hubiese sido alcóholico. Mi hermana no se hubiese ido de mi casa al ver a mi familia tan mal y no se hubiese perdido en otra provincia y encontrado con gente muy rara, paranormal, que la abandonó en un desierto en donde la encontraron algunos policias, totalmente perdida y descontrolada y debido a todo esto le provocó ezquizofrenia y reiterados intentos de suicidio. Y yo, para no caer en depresión y para no suicidarme, me terminé llendo de mi casa, y acá estoy, solo. Todo por una sola decisión hace 12 años, y que encima no lo decidió mi hermano, sino un chino en el otro lado del mundo que por no ir a trabajar y cocinar un huevo en su casa, creó con el vapor un microclima que luego con el tiempo originó la lluvia y nieve acá.

Por eso digo que con simples decisiones desencadenamos tantas acciones que pueden afectarnos no solo a nosotros sino a otros también. A veces hasta con la simple desición de ir o no a un lugar. Por ejemplo, si mi padre no hubiese ido a la fiesta en donde conoció a mi madre, nada de lo anterior hubiera pasado y yo no existiría. Es más la realidad hubiera sido totalmente diferente, pero totalmente diferente, no solo para mi, sino para vos y para todo el mundo. Tan diferente que ni siquiera existiría este post que estás leyendo.

2011 ene 16

Como voy hacer para olvidarte

Si vieras mis ojos
han enrojecido,
es que mi corazón
se niega a aceptar
que te hayas marchado de aquí…

Desearía nunca haberte conocido
pues como haré
para cubrir tu ausencia,
como voy a hacer
para echarte al olvido…
si dejé que ocuparas todo en mí…
mi corazón, mi mente, todo…

Sé que tengo que entender
que debes partir,
que la distancia
borrará mis sufrimientos…
que el tiempo cerrará
las heridas que hoy sangran.

Pero en lo más hondo de mi ser
sé que por más esfuerzo que haga
para olvidarte,
esto solo avivará aún más
tu recuerdo.

2010 sep 08

¿Ser o parecer?

Hace algunos días, estaba tratando con un amigo un tema que me pareció interesante el publicarlo, charlabamos acerca de la percepción que tienen las personas sobre uno, y como pueden definirnos ya sea de una manera acertada o errada (por desgracia en su gran mayoría es errada) esto dependerá del grado de conocimiento y acercamiento que tengan de nosotros, pero muchas veces estas opiniones se generan sin una base o mejor dicho sin conocernos verdaderamente.

Y es aquí donde quiero hacer mayor enfasis, y es que no basta con simplemente haberse topado con una personas un par de ocasiones o haber oido uno que otro comentario acerca de ella para opinar o juzgar sobre su personalidad o comportamiento, para esto debemos de conocerlos, acercarnos, tratarlos, compartir tiempo, vivencias, verlos (ver a un personas no es solo ver su físico, sino tambien su interior), escucharles, para así poder saber que piensan, que sienten, como se expresan. Para poder hablar de alguien, de su personalidad tuvimos que primero “CONOCERLE a conciencia”

Hoy en dia vivimos una vida superflua en donde nos estamos dejando dirigir por la fachada, por la simple imagen, y no por la esencia de la persona, no valoramos su carisma, su carácter, como se expresa, sino que tomamos en cuenta y como unico factor de valor el como se mira (y no me refiero unicamente a la vestimenta, sino también al físico y a la expresión corporal) y si esta fachada no nos agrada pues lo juzgamos, muchas veces hasta lo repelamos, discriminamos y creamos una barrera, pero permitanme hacer una pequeña reflexión y afirmar que realmente un libro no vale por su portada, sino por su contenido, son sus páginas y lo que hay impresas en ella lo que verdareramente le da valor y sentido, o como en el caso de un iceberg, donde a simple vista únicamente percibimos una mínima parte del tamaño vedardero, entonces cuanto más será el valor de una persona por lo que es, y no simplemente por lo que parece!

No me queda más que invitarnos a dejar la superficialidad atrás, y que comencemos a conocer a las personas en su totalidad, a darle el tiempo y el espacio para que se expresen y sean ellos sin tapujos, ni limitaciones, dejar fluir en ellos sus emociones sin crear alguna barrera, y a valorar a las personas por lo que son y no por lo que simplemente parecen.

2010 jul 30

Un día, un instante

Un día puede ser un momento más, también un día puede tener el color que quieras, nublado, lleno de vida, verde esperanza, rojo fuerte o azul como las ilusiones… pero un día siempre será un instante y cuando quieras recordar, te habrá parecido que has vivido tu vida como si fuera un solo día.
Por eso haz que cada día cuente, haz de cada día un instante único, quizás sólo lo consigas con una mirada, con una sonrisa, con un pensamiento… pero intenta que cada día sea una foto única en el paseo de tu vida.
Si en algún momento de esa vida, he pasado por allí, me conformo 
con haberte proporcionado esa sonrisa, ese pensamiento o ese brillar de tus ojos.

2010 jun 22

Sos una mentira!

He llegado a la conclusión de que algunas veces mentimos aunque realmente no queramos mentir. Digo esto no porque estemos mintiendo en sí, sino porque a veces no es lo mismo lo que pensamos y sentimos a lo que manifestamos a los demás. Por ejemplo, cuando ponemos cara de alegría  y en realidad estamos tristes. Cuando nos reímos y necesitamos llorar. Cuando nos relacionamos con personas que no nos caen bien. Cuando decimos que entendemos algo y en realidad estamos llenos de dudas. Cuando expresamos ira y en realidad tenemos miedo. Cuando moralizamos sobre los demás y estamos llenos de vicios propios. Cuando apreciamos las ideas de otros yendo en contra de nuestra propia experiencia que nos dice todo lo contrario. Y así pasa la vida sin darnos cuenta de que estamos renunciando a lo más importante que tiene la vida: la honestidad.

2010 jun 16

Pensamientos negativos

Es verdad que hay que protegerse de los mensajes negativos que llegan a nuestra mente y a nuestros sentidos. He leído sobre esto en varios libros y puede resumirse así: Te convertirás en aquello en lo que piensas constantemente.

Los pensamientos que guardamos en la mente moldean la persona en la cual nos convertiremos, influyen en las decisiones a corto y largo plazo y en las determinaciones diarias. Es así de simple. Es tan simple que es inconcebible, y quizás muchos de nosotros no lo descubramos nunca. Todo lo que entra a la mente a través de los sentidos, ya sea de manera consciente o inconsciente, queda grabado en ella para siempre.

Toda acción esta precedida por un pensamiento y todo pensamiento es el resultado de aquello que entra y encuentra su lugar en nuestra mente. Por esta razón, si logramos controlar aquello que entra a nuestras mentes, ya sea a través de lo que leemos, lo que escuchamos, o lo que vemos, podremos controlar nuestros pensamientos y por ende, nuestras acciones.

¿Por qué la mayoría de las personas no controla lo que entra en sus mentes? La respuesta tal vez radica, por lo menos en parte, en el hecho de no ser totalmente concientes del poder que nuestros pensamientos pueden ejercer sobre nuestras acciones.

Un pensamiento puede ejercer una gran influencia en nuestras emociones, nuestras acciones y en nuestra vida.

2010 may 20

Todo es cuestión de actitud

Desde hoy quiero tratar de mirar mi vida de otra manera. Y hacer un esfuerzo por no preocuparme demasiado en ciertas cosas. Será mejor si me ocupo llegado el momento. Si busco lo bueno de las cosas y dejo de lado lo malo. Si rescato lo positivo de las situaciones y de las personas, por sobre los aspectos negativos. El esfuerzo nunca será en vano.

Desde hoy voy a levantarme y dar gracias a Dios por lo que tengo. No siempre debo pedir, pedir, pedir. Voy a mirar a mi alrededor y dar gracias. Por la familia, por los amigos, por el trabajo. Porque no estoy solo a pesar de vivir solo. Porque no me falta nada a pesar de que me faltan muchas cosas. Porque mi vida está llena. La energía que gaste, valdrá la pena.

Desde hoy voy a disfrutar de cada cosa que haga. De cada momento. Por más corto que sea. Voy a valorar más los momentos con amigos, con compañeros, con la familia. Intentaré realmente sacarle el jugo a cada momento, a un café, a un asado, una charla, a todo momento.

Desde hoy quiero ser más generoso y aprender a escuchar. Quiero darme cuenta de que el otro necesita de mí, de que puedo ayudarlo. Mi hombro puede ser de gran ayuda. Debo cederlo.

Desde hoy quiero darme cuenta de que todo es cuestión de actitud. La vida está compuesta por hechos y por la forma en que reaccionamos ante ellos. La actitud puede hacer que una tragedia deje de serlo. Puede convertir un fracaso en una oportunidad. Quiero tener una actitud exageradamente positiva ante la vida. Seguramente, será mejor.